La Ministra de Salud de Bolivia, Gabriela Montaño, desmintió las acusaciones, de tinte xenófobas, del gobernador de Jujuy, Gerardo Morales, que denunció “destrato” a un músico argentino accidentado en diciembre en Bolivia y atendido en el Hospital General de Oruro.

“Siempre ha sido así, y va a seguir siendo así: toda la cobertura de salud pública que tenía un boliviano o una boliviana, también estaba dada para hermanos extranjeros habitantes en nuestro territorio” afirmó la funcionaria de Bolivia en diálogo con Página 12.

El gobernador jujeño envió en los últimos días una segunda carta dirigida a las autoridades del Estado boliviano donde insistió en la denuncia por “destrato” y solicitó que “se reintegre todos los gastos en conceptos de prestaciones de salud que fueron pagados para utilizar el servicio sanitario de su país”.

“Son muchos los ciudadanos que emigran constantemente al mío, y en particular a mi provincia, para buscar soluciones sanitarias que evidentemente en el suyo no las encuentran, ya sea por falta de accesibilidad al servicio, diferencia de tecnología o recursos humanos” expresó Morales en la carta que también filtró a la prensa junto a tickets de los gastos.

Lo que no aclaró el gobernador de Cambiemos es que la facturación correspondía a servicios de una clínica privada que el músico argentino decidió por su cuenta asistir. “Respetamos su decisión, pero como cualquier clínica privada en cualquier parte del mundo, son servicios que se cobran con costos mucho más altos de los que podrían darse en un sistema público”, dijo la ministra. También volvió a aclarar que el músico accidentado no tuvo que pagar por la atención médica que recibió en el hospital de Oruro, dado que se trasladaba en un transporte público cubierto por un seguro.