Funcionarios del Gobierno de la ciudad de Buenos Aires y de la Fiscalía 11 del distrito porteño desalojaban este jueves por la mañana a unas 120 familias que se habían instalado hace un tiempo formando un asentamiento denominado "La fuerza de las mujeres", en las inmediaciones del Barrio 31 de Retiro.

Los efectivos esperaron a que gran parte de las mujeres salieran de la toma para llevar a sus hijos al colegio para ingresar al terreno. Una vez adentro, los policías con sus propias manos empezaron a derrumbar las precarias construcciones y los ranchos instalados en el lugar.

El predio tomado se encuentra emplazado en la esquina de La Pampa y Ciervo de Los Andes, donde antiguamente funcionaba un basural, conocido como "La Containera".
Desde minutos después de las 8, funcionarios de justicia, junto efectivos de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires (CABA), rodearon el predio donde se había asentado las familias.

En el lugar -donde se registraban esta mañana algunos incendios de las últimas casillas y de precarias carpas- camiones de gran porte y excavadoras continuaban con el desalojo, junto a personal del servicio de Buenos Aires Presente (BAP).

Graciela Sosa, una de las voceras de las familias del asentamiento, dijo a la prensa: "Ahora no sabemos adónde vamos a dormir con nuestros hijos. Hace más de tres meses que estamos en el asentamiento. Armamos el asentamiento porque no tenemos un lugar para vivir".

Otra de las mujeres desalojadas esta mañana en la Villa 31 agregó: "No les importó nada. Tiraron todo lo que había adentro. Vinieron a las 7 de la mañana y nos echaron a la calle peor que a un perro".

"¿Quiénes se creen que son para estar destruyendo casas en plena pandemia y en medio de las elecciones? ¿No tienen madres, no tienen hijas?", se preguntó Mónica, y apuntó contra el jefe del gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta. "Ese terreno le servía a las mujeres para poder seguir adelante con su vida. Vamos a seguir luchando para que no haya más violencia y no sigan con esto", advirtió.

Desde el 30 de junio último, más de 100 familias tomaron un terreno fiscal de dos manzanas que era utilizado como basural.

Son vecinas y vecinos de la Villa 31 que pelean para garantizar su derecho a la vivienda para ellas y sus hijos e hijas. Las mujeres pidieron al gobierno de Larreta que ponga fin a los negocios inmobiliarios y atienda la situación habitacional de los sectores más vulnerables de la ciudad.