Efectivos de la Policía de la Ciudad, que responde a Horacio Rodríguez Larreta, que viajaban en un auto particular balearon a un grupo de jóvenes que salía de jugar al fútbol en Barracas. Uno de los adolescentes, de 17 años, recibió un disparo en la cabeza y se encuentra en grave estado. Situaciones que pasan cuando desde sectores de la política se pide más mano duro y "meter bala". 

“Esto fue un caso de gatillo fácil, no tiene que quedar en la nada”, dijo su madre en declaraciones a la prensa. El brutal hecho ocurrió durante la mañana del miércoles, cuando los cuatro jóvenes salían de entrenar, reseñó Tiempo Argentino. Nadie del gobierno porteño hizo ninguna aclaración sobre el violento hecho. 

“La Policía dice que los vieron en calidad de sospechosos y que habían atropellado a alguien. Cuando le hicieron la pericia de los chicos y sacaron un arma que terminó siendo de juguete. ¿A ustedes les parece que tengan un arma los chicos? Ellos recién salían de probarse en un club”, dijo el padre de uno de los jóvenes.

Y agregó: “Le di el auto porque mi mujer no lo pudo traer ahí. Yo pongo las manos en el fuego por mi hijo. Es más, tienen las rodillas lastimadas de haber jugado al fútbol hoy. Incluso, si fueren delincuentes, ellos no hubiesen parado a pedir ayuda a la Policía misma”, en relación a la versión de que fueron los jóvenes quienes se acercaron a los efectivos.

Desde el entorno de los adolescentes desmintieron la versión policial y contaron que los chicos se asustaron porque pensaron que les iban a robar, por eso intentaron escapar. Dos salieron del auto -un Volkswagen Suran azul- y corrieron, otros dos quedaron en el vehículo y el que conducía aceleró. Los policías balearon el auto por detrás.

La mamá de Lucas González, el adolescente que pelea por su vida, lamentó que su hijo “está mal, el daño es irreversible. Lo único que me lo puede salvar es un milagro”. En declaraciones a Radio Con Vos, negó que su hijo y los adolescentes que lo acompañaban hubieran cometido un robo.

“Esto fue un caso de gatillo fácil. No tiene que quedar en la nada”, definió la mujer. La Coordinadora contra la Represión Policial e Institucional (CORREPI) se pronunció en el mismo sentido: “Otra vez la misma historia. La policía de la Ciudad disparó contra unxs chicxs que volvían de jugar al fútbol en Barracas. Uno de ellos está gravemente herido en el Hospital Penna. No es un confuso episodio. Es gatillo fácil”.