La postura del gobierno de Mauricio Macri de negar que Evo Morales haya sufrido un golpe de Estado sigue perdiendo respaldo político. Todas fuerzas políticas, incluso el radicalismo, que integra Cambiemos, toman distancia de la posición del PRO. Hasta acá, el macrismo duro es único espacio que sostiene que no hay golpe en Bolivia.

Ahora, se sumó la primera canciller de Cambiemos, Susana Malcorra, quien cuestionó duramente a su sucesor Jorge Faurie y aseguró que la cuestión ni siquiera es "debatible".

"En Bolivia hubo un golpe de Estado por razones muy objetivas. No es una cuestión debatible", afirmó.

"El mandato de un presidente electo democráticamente fue interrumpido por mecanismos no constitucionales. Es decir que no fue el Congreso el que usó los resortes que puede tener reservados para destituir al presidente; sino que fue por la 'sugerencia' de un general, con lo cual las Fuerzas Armadas intervinieron en el proceso. Estas tres cosas combinadas, para mí, objetivamente, hacen que sea un golpe de Estado. No me parece que haya demasiada vuelta", señaló Malcorra en una entrevista con radio El Destape.

Cuando fue designada, desde el macrismo aseguraban que Malcorra era "la Messi de las relaciones interancionales". ¿Seguirán pensando lo mismo?