La Suprema Corte bonaerense decretó ayer asueto con suspensión de términos hasta el 31 de marzo próximo a raíz de la situación sanitaria generada por el coronavirus.  Resolvió que habrá una atención mínima que se limitará a asuntos urgentes o que "por su naturaleza no admitan postergación".

Así lo dispuso mediante la resolución 386-20 en coordinación con la Procuración General, que tomó idéntica medida para intentar evitar contagios del virus Covid-19.

“En atención a las circunstancias que a la fecha resultan de conocimiento público y de relevancia social e institucional, en esta instancia, se advierte la necesidad de acentuar las acciones instrumentadas y adoptar otras de carácter extraordinario y temporal, garantizando al propio tiempo la prestación indispensable del servicio de justicia”, afirmaron en la resolución.

Por útlimo, la Corte provincial pidió a la Procuración General que adopte dentro del ámbito del Ministerio Público “las medidas que estime pertinentes”