"Hay una luz al final del túnel", aseguró el profesor Adrian Hill, de la Universidad de Oxford, consultado por la noticia más esperada en el mundo: la aparición de una vacuna contra el COVID-19. "La vacuna es lo que nos va a sacar de esta situación tan terrible", aseguró el especialista en diálogo con A24.

La fecha esperada por lo científicos ingleses, una vez superadas todas las fases de prueba, es la del mes de septiembre. En ese sentido, el investigador respondió que "esto es ciencia, no hay garantías, pero mi opinión es que sí, en septiembre tenemos una vacuna, avanza muy bien y de manera promisoria", reveló Hill. "La vacuna va a terminar con esto. No sé cuando estará, pero estamos trabajando muy duro", concluyó.

Además, de acuerdo con lo publicado por el portal Bloomberg, la fabricación ya está en marcha para que la muestra sea probada en cerca de quinientos voluntarios de entre 18 y 55 años, que fueron reclutados en las últimas semanas de marzo. El equipo de especialistas, dirigidos por la profesora Sarah Gilbert, primero trabajará con este grupo etario y luego lo hará con adultos mayores.

Gilbert aseguró que se trata de un plan ambicioso pero alcanzable. "Esperamos utilizar algunas dosis en septiembre. No habrá suficiente para todos entonces, pero cuanto más fabriquemos a partir de ahora, más habrá".

Para llevar a cabo esta investigación Gilbert, que se desempeña en la Universidad de Oxford desde 1994, recibió una subvención de 2.8 millones de dólares del Instituto Nacional de Investigación en Salud e Investigación e Innovación del Reino Unido. Estuvo destinada a ampliar los esfuerzos de su equipo para conseguir vacunas contra el COVID-19.

Por su parte, el sábado 18 de abril, John Bell, miembro del grupo de trabajo contra el coronavirus del Gobierno británico, dijo que "la verdadera pregunta" no es cuándo estaría disponible sino si será efectiva, según publica The Guardian.

"Eso solo se probará una vez que se haya vacunado a un número significativo de personas y se las haya expuesto al virus", indicó y añadió: "Pero si las cosas siguen su curso y tienen eficacia, entonces creo que es razonable pensar que las pruebas podrían completarse a mediados de agosto".