El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, viajó el martes por la tarde a la ciudad brasileña de Búzios, en Brasil, donde se tomará unas vacaciones. De modo insólito, Larreta argumentó "razones humanitarias" y partió en un vuelo privado. Todo eso en medio de la crisis sanitaria por la pandemia. ¿Otro "capitán reposeras"?

Las autoridades porteñas no informaron oficialmente los días de licencia y la polémica con el viaje exprés del jefe porteño llegó cuando se conoció el pedido de autorización para el ingreso al país del avión privado. En esa solicitud se adujeron “estrictas razones humanitarias” para poder aterrizar en el aeropuerto internacional de San Fernando.

La partida fue confirmada por colaboradores muy cercanos al jefe de gobierno porteño, quienes detallaron que el viaje se realizó a partir de la invitación de uno de los hermanos de Rodríguez Larreta, Augusto. El regreso está programado para el domingo al mediodía.

Según dijeron los colaboradores del mandatario local, el hermano tenía previsto instalarse unos días en la casa de un amigo en Búzios y por eso lo invitó a sumarse.