Duró sólo una semana. El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires quiere volver para atrás las restricicones en las grandes construcciones, de más de 2500 metros. ¿La segunda ola de COVID? Sálvese quién pueda. 

Mientras, el nivel de contagio y de fallecimientos sigue en términos récord, desde marzo del 2020. Cayeron un poco pero se amesetaron en un nivel altísimo. El sistema sanitario trabaja sobre 90% de ocupación de camas de terapia intensiva. 

Según informó El Cronista, los empresarios están presionando sobre los funcionarios del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta, que parecen ser receptivos a sus planteos. Muchos de ellos son aportantes de campaña habituales del PRO...

Según dejaron trascender los empresarios en medios afines desde el sector se habrían comprometido a hacerse cargo del traslado del personal y a cambiar los horarios en los que se puede trabajar.

Por supuesto, las grandes constructoras hicieron saber a traves de portales cercanos que "la prohibición para trabajar es arbitraria porque se da, justamente, en las obras grandes, que son las que cumplen con los protocolos y se respeta el distanciamiento social". Se trata de un debate similar al de la clases presenciales. Si todas las actividades cumplen los protocolos: ¿por qué CABA tiene los peores registros de COVID del país?