A semanas del inicio de clases, la Ciudad revive una problemática que desnuda la desidia del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta a la hora de mejorar la educación pública: La falta de miles y miles de vacantes en escuelas públicas porteñas, sobre todo en nivel inicial. "Hay 25 mil niños en lista de espera desde los 45 días", denunciaron desde el colectivo Vacantes para Tod@s en Escuelas Públicas.

En ese sentido, el próximo martes 18 participarán de la audiencia pública que se realizará en el juzgado de López Alfonsín, adonde concurrirán las familias que se encuentran en lista de espera y que necesitan que el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta cumpla con su obligación de garantizar escolaridad pública, laica, gratuita y estatal desde los 45 días de vida, como lo establece la Constitución porteña.

“Cada vez más lejos de ello, Horacio Rodríguez Larreta y Soledad Acuña al frente del Ministerio de Educación de la Ciudad de Buenos Aires deciden seguir cerrando salas, grados, cursos y ahora también, escuelas enteras. No se lo podemos permitir”, advirtió el colectivo.

En este contexto, familias sin vacante asignada se movilizaron este jueves a la Manzana 66, donde el Gobierno de la Ciudad había prometido un nuevo jardín de infantes, y en cambio trasladó uno ya existente, que se encontraba trabajando dentro del Hospital Ramos Mejía. 

 “El Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires luego de una larga lucha de los vecinos de Balvanera que impidió un negocio privado en Avenida Belgrano y Jujuy prometió en ese predio –Manzana 66- hacer una plaza (que ya hacer un año fue inaugurada) y una Escuela Infantil nueva (a punto de finalizar la obra). Ahora pretende cerrar la Escuela Infantil que funcionó durante más de 30 años en el Hospital Ramos Mejía y en vez de abrir una escuela nueva en Manzana 66 quiere mudarla allí”, denunciaron.

“La comunidad resiste el cierre impuesto de manera inconsulta y arbitraria que atenta no sólo contra el derecho de acceso a la educación de 350 niños más al sistema público, sino también contra el derecho a la lactancia de los bebés y de las mujeres trabajadoras del hospital”, concluyeron desde el colectivo que agrupa a las familias damnificadas por la falta de vacunas en el distrito más rico del país.