El equipo técnico de la dirección ejecutiva de PAMI y autoridades del Hospital Español se reunieron con la Agencia Gubernamental de Control de la Ciudad de Buenos Aires (AGC) y llegaron a un acuerdo para que el Gobierno porteño levante a partir de este miércoles la clausura del centro que atiende a 71 mil personas mayores de la obra social PAMI. 

La clausura dispuesta por el Gobierno de Horacio Rodríguez Larreta respondió a su cruzada contra el kirchnerismo, ya que el PAMI está conducido por una dirigente de La Cámpora. Insólitamente, Larreta tomó como rehén de la pelea a un hospital que atiende a miles de personas. El capricho, por suerte, le duró solo 24 horas.  

Desde el PAMI calificaron de "repentina" a la clausura y ahondaron sobre el acuerdo. "Las partes acordaron la presentación de un plan de trabajo ante un controlador designado y la Ciudad se comprometió a levantar la clausura provisoria", precisaron tras el encuentro que se realizó en la sede de la AGC porteña.

El encuentro se dio a raíz del cierre preventivo ordenada por el organismo de control después de una inspección ordenada por el Juzgado Nacional de Primera Instancia en lo Comercial Número 22, a cargo de Margarita Braga, la que determinó "graves fallas de seguridad" en el edificio.

La orden ejecutada ayer por el Gobierno porteño fue cuestionada todo el día por la directora del PAMI, Luana Volnovich, que acusó a la administración local de tener una "actitud casi mafiosa" y se hizo presente en el centro asistencial.