Otra vez, el ex presidente Mauricio Macri volvió a mentir sobre el país desde el extranjero, buscando construir una falsa imagen sobre Argentina. Lamentable. "Las medidas contra el coronavirus son de un intervencionismo mayúsculo", dijo. "Tengo que pedir permiso para salir a caminar, salir a pasear el perro, qué es lo que puedo comer y todo es con un poder tremendo que se ha demostrado una vez mas que son de un intervencionismo mayúsculo", aseguró.

Durante su intervención, Macri analizó “El fin del populismo en la Argentina” y aseguró que con las elecciones de noviembre el país va a entrar en una nueva etapa. "La Argentina es uno de los primeros países del mundo en donde comenzó el populismo, pero es el primero en deshacerse del populismo. Creo que este gobierno va a ser uno de los últimos populistas de nuestra historia", manifestó.

Asimismo aseguró que: "Para mí, algo mucho más peligroso que el coronavirus es el populismo. El populismo lleva a hipotecar el futuro. Compromete no solo el desarrollo sino el futuro básico de las comunidades. Además, ha desarrollado un sistema de decir que ellos son los que representan al pueblo". No dijo nada sobre haber tomado 50 mil millones de dólares con el FMI que puso al país en situación de default solo unos años después de tomarlo. ¿Populismo?

"Ellos necesitan gobernar sin contrapesos para poder imponer todas las arbitrariedades que niegan los avances del mundo y de la tecnología”, agregó Macri. Y tampoco explicó nada sobre un ex funcionario suyo que se encuentra prófugo de la Justicia argentina y tiene captura internacional. Mejor no hablar de ciertas cosas.