Con la excusa de reducir costos, la empresa IVECO formalizó en las últimas horas la decisión de "reconvertir" su planta cordobesa. En consecuencia, a partir de noviembre pasará a ensamblar cabinas producidas en Brasil.

Actualmente todo se producía en Córdoba, pero la empresa decidió cambiar esto para unos diez modelos de cabinas de camiones -Trakker, Tector 170, 240, 260, Hi Road 360, 440, 480 y 560, Cursor 9 y Cursor 13- que ahora se fabricarían directamente en Brasil y solo se ensamblarían en Córdoba.

Leonardo Almada, secretario de Prensa de SMATA Córdoba le dijo al portal Cadena 3 que el anunció se traducirá en "dejar de trabajar en la parte de chapa, de pintura, de almacenes. Es mucho, es la mitad del camión", advirtió.

En este contexto, desde el gremio de mecánicos presentaron una nota al gobernador Juan Schiaretti, al ministro de Trabajo y Producción, Dante Sica, pidiendo que intercedan para encontrar una solución.

"Hay un plan que se firmó en el SMATA para cuidar el trabajo, donde se disminuyen horas, se generan suspensiones, y siempre terminan pagando los compañeros, mientras las empresas en vez de generar más trabajo o que no sea grave el impacto, cada vez es peor", lamentó.

Cabe recordar que este año la empresa cumple 50 años trabajando en el país, desde su llegada a mediados de los años 60. Cuando a raíz de que en el mercado había una creciente demanda de camiones de mayor relación peso-potencia que los ofrecidos hasta entonces en la Argentina, fueron autorizadas por el decreto 7921/67 a producir camiones y ómnibus de larga distancia las firmas europeas Fiat y Deutz, quienes luego formarían la actual IVECO.