Las elecciones Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) de este año tuvieron el nivel de participación más bajo desde 1983. 

Hace dos años, también en las PASO, había votado el 76,4% de los ciudadanos inscriptos, mientras que en las PASO 2017 la participación alcanzó el 72,37%.

Sin embargo, Wado De Pedro, ministro del Interior, destacó anoche que este porcentaje y lo calificó de "muy bueno, teniendo en cuenta el contexto" de la pandemia por el Covid 19.

Si bien la votación sigue siendo obligatoria, la participación viene en una pendiente leve pero sostenida desde 1983, cuando 85,61% fue a poner su voto en las urnas, en una ceremonia que había sido interrumpida por la dictadura cívico-militar desde 1976.

La participación en las PASO suele ser menor que en la elección general y, a su vez, también es menor en los turnos de medio término como el de este año.
Estos bajos números se dan, incluso, con la ampliación optativa de sufragio para jóvenes de 16 años.

Otros antecedentes para dar cuenta de la baja participación, fueron las legislativas generales de 2009, cuando Néstor Kirchner, en el primer desafío electoral de la presidencia de Cristina Kirchner, actual vicepresidenta, medía fuerzas con Francisco De Narváez, quien se impuso por poco más de dos puntos.

En 2011, el porcentaje de votantes en las PASO presidenciales fue del 78%. En las generales, cuando Cristina triunfó y se garantizó su segundo mandato en la Casa Rosada, votó el 79% del padrón.

En 2013 se mantuvo el número, cuando Sergio Massa fue quien se llevó la mayoría de los votos.

En 2015, las PASO para elegir nuevo presidente y renovar parte del Congreso comenzaron a mostrar una baja en la cantidad de gente que se acercó a las urnas. El 74,9% del padrón lo hizo, pero el 81% votó en las generales, para que Mauricio Macri llegará a la Casa Rosada..

Macri afrontó esas PASO legislativas con el que hasta este domingo era el número más bajo desde 1983, con la participación del 72,37% del padrón.