La Justicia Federal envió a juicio por falso testimonio agravado a David Cohen, el perito oficial que firmó el primer informe por supuestos sobreprecios en la causa de Gas Licuado, y que fue determinante en las detenciones ordenadas por el juez Claudio Bonadio del exministro de Planificación Julio de Vido y de su mano derecha Roberto Baratta.

Según el escrito firmado por el juez federal Sebastián Ramos, Cohen incluyó datos falsos en el informe pericial, incluso con citas obtenidas del portal web "Rincón del Vago" para incriminar a los exfuncionarios kirchneristas. Un escándalo de dimensiones...

Para el perito trucho, el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner abonó precios superiores a los del mercado por cada barco de Gas Natural Licuado que ingresó a los puertos de Bahía Blanca y Escobar entre 2008 y 2015: la supuesta defraudación, según consignó, supuso pérdidas para el Estado por 6.995.926.798 de dólares.

El delito de falso testimonio agravado que se le imputa a Cohen conlleva una pena de hasta 10 años de prisión. "Presentó un informe pericial falaz con contenido espurio en sus considerandos y conclusiones, no cumpliendo con el rol legal que le fuera atribuido y por el que debía velar", resumió el juez. 

Por la causa de Gas Licuado De Vido y Baratta fueron detenidos en 2017 por orden de Bonadio, cuatro días antes de las elecciones.