La Cámara de Diputados buscaba debatir una serie de proyectos de ley, entre ellos, la utilización del etiquetado frontal para los alimentos con el objetivo de identificar excesos de sodio y grasas.

Pero el oficialismo no consiguió el quórum buscado y la sesión se desarrolla en minoría. Tras esperar 45 minutos, el presidente de la Cámara, Sergio Massa, dio por caída la sesión ya que solo se reunieron 122 de los 129 legisladores necesarios para arrancar el debate.

De esta manera, Juntos por el Cambio, presionado por las empresas alimenticias, logró su objetivo de desactivar el debate. Ahora se intentará lograr un acuerdo para sumar la discusión a un temario de común a tratarse a partir de la semana que viene.

Entre los temas que tratará la Cámara Baja este martes 5, a las 11hs, se encuentra el debatido proyecto de ley sobre etiquetado frontal. El mismo cuenta con apoyos y rechazos transversales a los principales bloques políticos, pero el oficialismo se aseguró el apoyo, votación en general, a la iniciativa para lograr la sanción definitiva.

Más allá de algunos rechazos en particular, al momento del debate de la letra chica del proyecto.

Además, los diputados tendrán a consideración un proyecto que viene en revisión del Senado para modificar los estatutos laborales de los trabajadores de viñas y frutales. Luego debería regresar al Senado para ratificar los cambios de forma.

La iniciativa, de autoría de la senadora Anabel Fernández Sagasti, se establece un régimen previsional especial para trabajadores y contratistas de viñas, que podrán jubilarse a los 57 años, sin distinción de sexo, siempre que acrediten 25 años de servicio con aportes, equiparándolos con los peones rurales, que también tienen un régimen diferenciado debido al tipo de trabajo que realizan.

El régimen abarca viñas que posean olivares y frutales, siempre y cuando la actividad vitícola sea la principal.