La OA recibió una auditoría interna de Radio y Televisión Argentina (RTA) que enumera una serie de irregularidades llevadas a cabo en ese organismo en el período 2016-2019 y que consistieron, entre otras acciones, en la tercerización de producciones con "una única productora que hasta ese momento no registraba antecedente artístico alguno con RTA". La empresa favorecida fue Mainasal SRL. 

El responsable de RTA durante la gestión macrista fue el polémico Hernán Lombardi (ya tuvo un pasado ruinoso durante la gestión de Fernando De la Rúa), cuya gestión se caracterizó por la persecución a quienes pensaban diferente a Cambiemos. 

El reporte de RTA consigna también la utilización de mecanismos para evitar los controles internos, sobre todo entre junio y octubre de 2019, durante el último año de mandato presidencial de Mauricio Macri, y advierte que "las irregularidades se desarrollaron en un marco de secretismo extremo".

Desde la Oficina Anticorrupción, que encabeza Félix Crous, confirmaron que la auditoría se encuentra en estudio y precisaron que la documentación -14 páginas con 11 apartados, cada uno para detallar una práctica irregular o una serie de hechos vinculados- ingresó a ese organismo descentralizado en las últimas dos semanas.

En el caso de la empresa Mainasal SRL, el relevamiento comprobó que en cuatro meses de 2019 -de junio a octubre de aquel año- "se propuso la firma de siete contratos diferentes por un monto global de 35.382.348 pesos de entonces" con el objeto de producir eventos del ciclo "Argentina baila" que antes habían sido realizados como una producción propia de RTA Sociedad del Estado y que luego, "sin justificación alguna", pasaron a ser una coproducción.