“Todo lo que hago es a pedido de él. Cuando él me da una directiva, hay que cumplirla. (Macri) es una persona que te deja trabajar con total libertad, pero es muy exigente”, así aseguraba en una entrevista Susana Martinengo, la ex funcionaria que fue detenida en la causa de espionaje ilegal.

Martinengo trabaja como jefa de Despacho de Mauricio Macri desde 2007. En 2015 se mudó a Casa Rosada. Sin embargo, el ex presidente asegura que no sabe quién es, a pesar de las fotos y los audios que los vinculan. 

“Sobre todo tenemos mucho cuidado en aquello que le tiene que llegar al Presidente. Es un trabajo que vengo haciendo desde 2007, como jefa de despacho cuando el Presidente era jefe de gobierno”, describió Martinengo en otra entrevista, según publicó El Cohete a la Luna. 

“Es un honor acompañarlo, nos deja libertad para trabajar, pero después tenés que rendir examen. Es un gran estadista, que te marca y te controla. Todo tiene un informe. Yo mensualmente le hago una estadística de lo que pasa. Yo acompaño al Presidente. Donde el Presidente considere que soy útil, voy a estar. Todos estamos acompañando un proceso. Acá el único es el Presidente. Lo que él decida se va a hacer y los demás vamos a acompañarlo”, sentencia en otro audio. Hoy, Martinengo puede convertirse en la llave que conecte a Macri con una de las causas más graves de la democracia argentina.