Luces amarillas en el semáforo que le indica a Mauricio Macri si su situación empieza a complicarse o no. Una causa clave, como la de los peajes, empieza a cerrarse sobre la familia del ex presidente.

El juez federal Rodolfo Canicoba Corral procesó este lunes a los ex funcionarios macristas Javier Iguacel y Bernardo Saravia Frías por las presuntas irregularidades en las concesiones de los peajes de las autopistas a una empresa de la familia Macri. Se trata, nada menos, del ex director de Vialidad Nacional y del ex Procurador del Tesoro.

Pero la situación puede no terminar ahí: el cerco podría incluir los procesamientos de Guillermo Dietrich y Nicolas Dujovne, otros funcionarios macristas de primer nivel involucrados en la causa.

¿Qué se sospecha? Que en la renegociación de contratos de concesionarias de peajes en las autopistas Panamericana y Acceso Oeste el Estado nacional - en manos del macriso - habría beneficiado a empresas vinculadas a Macri. Entre otras cosas, a las empresas del Grupo Macri se les pagó una compensación de 500 millones de dólares por "inversiones no amortizadas". Además, los contratos se renegociaron hasta 2030. Todo muy transparente, no?