Según informaron Ana Clotilde Vallarino Gancia, dueña de la empresa Gancia, hizo su presentación ante la Justicia - contrató para tal motivo al abogado Damián Cassino, histórico representante legal asociado al Grupo Clarín - para no pagar el impuesto a las Grandes Fortunas. Ya son 100 los ricos argentinos que no quieren saber nada con pagar un impuesto extraordinario ante la crisis desatada por la pandemia. Rico y poco solidarios. 

Actualmente la heredera de Gancia es integrante de la empresa Cepas la cual figura como "caso de éxito" del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE). Ese banco le dio a la empresa millonarios créditos públicos para llevar adelante el proceso de transformación tecnológica. Como suele pasar con los ricos argentinos, les gusta el Estado cuando los subsidia, no cuando quiere cobrar impuestos. 

Con la modernización de las máquinas la empresa incrementó la producción de dos líneas de fraccionamiento en un 34% y 25%, respectivamente. Además, con el acompañamiento del Banco para el desarrollo de exportaciones lograron posicionar sus productos en distintos países del mundo. Es decir, gracias al Estado lograron tener mayores ganancias.