Los rugbiers acusados de haber asesinado a golpes a Fernando Báez Sosa en enero de 2020 en la ciudad balnearia de Villa Gesell, comunicaron en el expediente su rechazo a ser juzgados por un jurado popular y solicitaron la nulidad de la elevación a juicio, informaron este lunes fuentes judiciales.

Así lo expresó el abogado de los imputados, Hugo Tomei, en su presentación de este lunes, en el último día que tenía de plazo, donde planteó su oposición a la elevación a juicio requerida en su momento por la fiscal de la causa, Verónica Zamboni.

Según las fuentes consultadas por la Agencia Télam, en su escrito Tomei le pidió al juez de Garantías de Villa Gesell, David Mancinelli, la nulidad de la requisitoria fiscal con el argumento de que desde el punto de vista de la defensa no está claro qué hecho le imputa Zamboni a cada uno de sus ocho defendidos.

Además, el abogado le confirmó al magistrado que en caso de ir a juicio, renuncia a la posibilidad de que el debate se haga ante un jurado popular y opta por un tribunal colegiado.

Se trata de Máximo Thomsen (20), Ciro Pertossi (20), Luciano Pertossi (19), Lucas Pertossi (21), Enzo Comelli (20), Matías Benicelli (21), Blas Cinalli (19) y Ayrton Viollaz (21), quienes cumplen prisión preventiva en la Alcaidía 3 del penal de Melchor Romero, en La Plata, imputados como coautores del delito de "homicidio doblemente agravado por alevosía y por el concurso premeditado de dos o más personas".

Por otra parte, los abogados entendieron además que se debe seguir investigando la posible intervención del denominado "sospechoso número 11", identificado en el expediente como Tomás Colazzo.