Este miércoles en conferencia de prensa el ministro de Energía, Javier Iguacel, anunció la quita de subsidios a grandes empresas que provocará un nuevo aumento generalizado en la tarifa de la luz para todos los sectores.

En consecuencia, los supermercados adelantaron que deberán trasladar ese incremento a los precios de los productos. La decisión del Gobierno de dar de baja los subsidios provocará un aumento de alrededor del 40% en el costo del impuesto a partir de agosto.

En diálogo con el medio El Destape, el presidente de la Cámara Argentina de Supermercados, Ricardo Zonzón, explicó: “Estamos con una carga impositiva demasiado alta, es difícil no trasladar un nuevo costo. Le pedimos a las autoridades que nos bajen nuestros costos operativos, que nos bajen los impuestos. Son demasiado altos”.

En ese sentido, detaló: "Los costos operativos en los supermercados hoy están en un 35%, de los cuales alrededor de un 20% se van en sueldos, y el resto en impuestos y alquileres”, por lo cual “todo lo que viene por arriba de eso hay que trasladarlo a precios”. El aumento afectará además a las PyMEs, que deberán afrontar una suba de entre un 10 y un 20%, y de alrededor del 24,4% para el consumidor residencial.