Poco antes del mediodía del jueves, una multitud de taxistas se reunieron en las esquinas de Cerrito y Libertador, y San Juan y Lima, y desde allí se dirigirán hasta Casa Rosada donde presentaron un pedido de audiencia al presidente Mauricio Macri. A las 12.30, tal como estaba previsto, se realizó la lectura de un documento en representación de los trabajadores.

"El estado de alerta y petitorio es en reclamo a las aplicaciones de transporte ilegal que operan en la informalidad en nombre de las tecnologías, que agudizan la precarización laboral y restan alto porcentaje de trabajo en una actividad totalmente formal y regulada", explica el comunicado emitida por la federación.

La protesta es acompañada por varias cámaras empresariales del sector, entre ellas la Federación Nacional de Propietarios de Taxis, la Unión Propietarios de Autos Taxis, la Unión de Propietarios y Mandatarios de la República Argentina y la Asociación Taxistas de Capital.

En ese contexto, los "Taxistas Unidos" que lidera Marcelo Boeri y son los más beligerantes harán un "Obeliscazo", el viernes a las 12 en la Plaza de la República. "Decimos ¡¡¡basta!!! No podés faltar. Taxista, defendé tu fuente de trabajo expresaron en convocatoria desde la organización.