Desde hace varios meses los 170 trabajadores de la Metalúrgica Tandil atraviesan un conflicto laboral con los directivos de la empresa y denuncian el vaciamiento por parte de Renault.

El pasado 26 de septiembre los operarios firmaron un “acta de suspensión” para mantener sus puestos laborales, los trabajadores decidieron en una asamblea tomar la fábrica por temor del cierre total de la planta.

A pesar del acuerdo, desde este viernes los trabajadores recibieron telegramas de despido. En consecuencia, la totalidad de los trabajadores de la emblemática fábrica tomaron la planta de Metalúrgica Tandil y manifestaron que van a permanecer allí hasta obtener respuestas.

Exigen la continuidad laboral y se niegan a recibir las indemnizaciones de Renault, empresa a la que acusan de “vaciamiento”. El dirigente de la UOM Carlos Romano, encabeza la medida de fuerza decidida por los empleados.

“Renault no cumplió el acta de suspensión establecida del 1 al 31 de octubre, ratificada en el Ministerio de Trabajo. Hubo una reacción nuestra y la asamblea decidió tomar la empresa”, confirmó Romano en diálogo con Tandil FM.