Apenas terminen las elecciones Primarias Abiertas Simúltaneas y obligatorias (PASO) que se realizarán el 12 de septiembre próximo, las hinchas de todos los equipos de la Liga Profesional del Fútbol Argentino podrían volver a ver al equipo de sus amores.

La oficialización se conocerá en los próximos días, ya que se ultiman los detalles finos entre la Casa Rosada,  el ministro de Deportes y Turismo que conduce el expresidente de San Lorenzo de Almagro, Matías Lammens, los directivos de los clubes del Área Metropolitana de Buenos Aires y del Interior, para ponder una fecha definitoría para el regreso a los estadios. 

Los dirigentes de los clubes exigieron la vuelta del público a los estadios no podía ser con menos del 50% del aforo del público, lo que significa un 20% más de lo estipulado en la tercera etapa de flexibilización del distanciamiento que anunció la titular de la cartera sanitaria Carla Vizzotti. De hecho, este período se verá acelerado para incentivar el humor social en lo que, conforme las encuestas, explicó una nota publicada por el sitio Política y Medios.

Entre los protocolos epidemiológicos que defendió a ultranza la ministra de Salud de la Nación se vieron menguados ante el acogotamiento financiero de diferentes clubes que debe salarios de futbolistas de su plantilla principal, los que exigien que el aforo suba del 30% impuesto para lograr una mayor recaudación de los abonados y el expendio de entradas con vistas hacia el usufructo de la totalidad de las capacidades de los estadios que llegará a final del año, cuando se extinga el torneo en curso. 

Un debate quedará  pendiente, el  público visitante en los estadios,  ya que, tras la mediación desde el ejecutivo se logrará la vuelta del público a los estadios pero creen que, más allá del movimiento económico que causará en términos de la seguridad pública, es esto mismo lo que se pone en riesgo a semanas de las elecciones generales de medio termin que se celebrarán el 14 de noviembre próximo.