Una vez más el ex presidente Mauricio Macri apela a artilugios legales para dilatar el entrecruzamiento de los teléfonos celulares con la denominada “Mesa Judicial”, medida de prueba solicitada por María Servini y que este miércoles la Cámara de Casación avaló por unanimidad.

Según el portal Ambito.com, este jueves los abogados del exmandatario se presentaron ante la Sala III y anunciaron que interpondrían un recurso extraordinario para ir a la Corte Suprema con su planteo de evitar que se incorpore en la investigación el circuito de llamados que, se presume, dejaría al desnudo la maniobra.

En consecuencia, Macri bloqueó la posibilidad de que la jueza pueda acceder al informe que ya fue confeccionado por la Dajudeco. Sin embargo, en la resolución del miércoles, Casación fue explícita: no existe una cuestión federal y la recolección de pruebas es facultad exclusiva de la instrucción.

Con esta maniobra, la defensa del expresidente evita que Servini comience a trabajar con el nuevo entrecruzamiento. Cabe recordar que en un primer peritaje sobre Fabián “Pepín” Rodríguez Simón, terminó con el llamado a indagatoria contra el principal operador judicial del Gobierno de Mauricio Macri para el 28 de mayo, y el dictado de una prohibición de salir del país. De ese peritaje se pudo corroborar fechas que testigos habían señalado respecto de los mensajes y amenazas a los accionistas de Indalo y a empresarios del juego. A su vez, el ex presidente busca involucrar en la causa a la Corte Suprema.