El ex presidente Mauricio Macri está preocupado. La Justicia avanza lentamente sobre él dispuesta desentrañar diferentes escándalos administrativos que podrían haber incluido situaciones de corrupción. Ahora, la Oficina Anticorrupción lo denunció por enriquecimiento ilícito por haber negado acciones de una empresa agropecuaria. 

"Queda claro entonces que las maniobras clandestinas de Agro G. S.A. fueron desplegadas con la finalidad de ocultar la titularidad de Mauricio Macri de las 5.064.938 de acciones preferidas, y que el mencionado era un socio parcialmente oculto, en tanto sólo daba a publicidad y cumplía con las obligaciones legales respecto de una parte de su tenencia accionaria", resumió la denuncia del organismo que preside el prestigioso Félix Crous.

Pero no es la única causa: también está el escándalo del Correo Argentina (cuando quiso condonarle una deuda a su propia familia) o el de los parques eólicos, que también benefició a su grupo familiar. Lenta pero la Justicia avanza y empieza a cercarlo. 

Por eso, Macri volvería a pensar en dos posibilidades: o irse del país, como quiere hacer Pepín Simón, un ex funcionario de su gobierno que está prófugo y es perseguido internacionalmente, o lograr ser candidato para obtener fueros. Empieza a temer en la posibilidad de ir preso.