Durante su última gira como jefe de Estado, el Presidente saliente Mauricio Macri visitó este jueves Brasil, donde ratificó su "apuesta" por el bloque regional y le pidió a su sucesor en el cargo, Alberto Fernández, que "oficialice la labor" de  la dictadora Jeanine Áñez como mandataria "a cargo" de Bolivia.

A casi un mes del golpe de Estado contra Evo Morales, Macri argumentó que hay que valorar la "respuesta y responsabilidad" de la presidenta de facto del país vecino. También resaltó su "convicción" de que "los problemas en democracia se resuelven con más democracia y más diálogo", al advertir que "en estos tiempos de convulsiones y tensiones de la región, no debemos dar por sentado aquello que tanto nos costó conseguir".

En su mensaje, el Presidente señaló que el Mercosur "ha sido una de las grandes apuestas de mi gobierno" y afirmó que "el 70 por ciento de los argentinos creemos que una inserción inteligente al mundo nos va a ayudar a desarrollarnos".

También hizo referencia a la situación de Chile y ponderó el "diálogo entre las fuerzas políticas y los sectores representativos" de la sociedad.