En el peor momento de su gobierno, el Jefe de Estado inauguró junto a la gobernadora, María Eugenia Vidal, un nuevo tramo del Metrobús en el partido de Morón. En territorio amigo, Macri se mostró optimista y con un discurso que tuvo momentos de euforia.

"Ahora que estamos pasando un momento difícil, que hay que ajustarse para llegar a fin de mes, es cuando más tenemos que confirmar que estamos convencidos de que tomamos el camino correcto: el de la verdad, de la transparencia, del trabajo en equipo", dijo Macri, en su habitual discurso de campaña, pero con un elevado tono de voz.

Casi a los gritos, el presidente continuó: “Así se construye la Argentina que queremos y soñamos: no más mentiras, no más decirnos que las cosas son gratis y después encontrarnos que tenemos que levantar una deuda tremenda, de años”.

“En breve vamos a seguir inaugurando obras” anunció y modificó el habitual slogan de “Sí, se puede” por la frase “porque así se sale” en alusión a la crisis económica que atraviesa el país. Como es costumbre, no hubo referencias a los indicadores de desempleo, inflación y recesión de la actualidad.

El mensaje presidencial, que duró apenas dos minutos, culminó con una arenga a los vecinos del distrito de Morón, gobernado por Ramiro Tagliafero, que se acercaron al acto. “Lo estamos haciendo con coraje y amor. Cuesta pero lo vamos a hacer” cerró de manera optimista.