“Voy a tomarme unos días, a descansar. Hace mucho tiempo que este vértigo no para. Si no me mató el estrés que me generó este trabajo, especialmente desde abril del año pasado… Pero no hay que abusar: hay que darle tiempo al cuerpo para que se reestablezca”, dijo Macri.

En su último contacto con los periodistas de Casa Rosada, no dejó de llamar la atención los dichos del presidente que se va ahora, teniendo en cuenta que desde que asumió, hace 4 años, se tomó un total de casi 160 días de vacaciones, es decir, un promedio de 37 días cada 12 meses.

Las vacaciones fueron una constante desde el principio de su mandato, tanto que con apenas 15 días de trabajo ya se fue a Villa La Angostura, aunque debió viajar de urgencia por las inundaciones en el Litoral. Allí se sacó fotos desde un helicóptero y lanzó la polémica frase "hay lugares donde sobra el agua y lugares donde falta".

También aprovechó las visitas y viajes oficiales para meter "escapadas". Quizás la más icónica fue cuando viajó a Sudáfrica para una cumbre de los BRICS y luego se quedó para hacer un zafari fotográfico en el Parque Kruger. El verano fue su época preferida para "descansar".

Fuente: El Destape, Info135