A la vez que ajustó salarios, jubilaciones, pensiones y el presupuesto de Salud, Educación y más, un informe del medio Perfil denunció que el gobierno de Mauricio Macri destinó el 83% del crédito stand by otorgado por el FMI para pagar la deuda externa adquirida en los primeros tres años de su administración.

El crédito del FMI al gobierno de Macri fue de 56.300 millones de dólares, y se convirtió en el más grande de la historia del organismo de crédito internacional. No obstante, la administración de Cambiemos sólo recibió US$ 44.300 millones.

En septiembre, el FMI debería haber transferido el último tramo del año, por US$ 5.700 millones, pero la contundente derrota sufrida por Macri en las PASO frente al candidato del Frente de Todos, Alberto Fernández, terminó frenando el nuevo desembolso.

De acuerdo al informe oficial elaborado por el Ministerio de Hacienda y difundido este lunes, de la plata enviada por el FMI sólo quedan disponibles poco más de US$ 1.900 millones. Del total de lo enviado (US$ 42.382 millones), se usaron para cancelar servicios de la deuda pública en moneda extranjera US$ 35.344 millones (83% del total).

8 de Mayo de 2018: El presidente Mauricio Macri anunciaba que la Argentina volvía a tomar deuda del Fondo Monetario Internacional.

Por otra parte, fueron necesarios US$ 6.072 millones (14%) para servicios de deuda en moneda nacional. También se utilizaron fondos para gastos primarios en moneda extranjera, mayoritariamente importaciones de combustible, por US$ 774 millones (2%).

Días atrás, el presidente electo mantuvo su primera conversación con la nueva jefa del Fondo, la búlgara Kristalina Georgieva, que fue bien recibida por ambas partes. Pero la nueva número uno del organismo había alertado que el plan económico argentino debía tener "viabilidad fiscal".

Además, afirmó: "No podemos hacer más ajustes fiscales porque la situación es de una complejidad enorme, el nivel de ajustes en la era de Macri ha sido tremendo", sentenció Fernández .