Hace un mes, el ex presidente Mauricio Macri brindaba una curiosa explicación sobre su fracaso electoral en las presidenciales del año pasado, al sostener que los argentinos votaron al Frente de Todos porque “se tentaron con el asado gratis o la heladera llena”.

Acostumbrado a utilizar el marketing en su discurso público, el autor de la estafa “pobreza cero” se volvió a aferrar a la metáfora del asado para, esta vez, criticas las medidas económicas del gobierno nacional.

"Nos prometieron asado, no va a haber asado y posiblemente muchos se queden sin parrilla. Prometieron llenar la heladera y no va a suceder, y muchos van a perder la heladera. Esperemos que haya una toma de conciencia definitiva de que de esto se sale trabajando" sostuvo Macri ante dirigentes de su espacio, omitiendo que durante su gobierno el desempleo escaló a las dos cifras y se cerraron miles de fábricas y pymes a lo largo y ancho del país.

Recurrente, el ex mandatario volvió a cuestionar al “populismo” que encarna el gobierno de Alberto Fernández. “Sacando el populismo de encima habrá un peronismo que ya no estará más secuestrado por el kirchnerismo" sostuvo.

En esa línea, Macri volvió a repetir slogans y clichés sin datos que fundamenten su posición, al afirmar que “el Gobierno está logrando que como nunca en la historia se vayan los argentinos más preparados a buscar trabajo a otros países" y acudió al peligro que corre la propiedad privada producto de la “actual gestión”.  

Y concluyó: "Volví a hablar después de 10 meses para decirles a los argentinos que es doloroso lo que vivimos, soy pesimista de los próximos meses pero optimista de los próximos años".