Norberto Bellve, fiscal ante la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia, acompañó el pedido de las querellas de los familiares de los tripulantes del ARA San Juan de que se impute y se cite a indagatoria al expresidente Mauricio Macri, al exjefe de la Armada Marcelo Srur y al exministro de Defensa Oscar Aguad.

El planteo fue realizado por la abogada Valeria Carreras cuando apeló el fallo de la jueza federal de Caleta Olivia, Marta Yañez, que había desvinculado de la causa a los tres exintegrantes del Poder Ejecutivo.

Carreras había asegurado que "a los tripulantes del ARA San Juan los mandaron al muere, no fueron víctimas de una tormenta perfecta"; al tiempo que pidió que se tenga por apelado el rechazo de la imputación de Macri, Srur y Aguad y "se los procese por homicidio agravado por dolo eventual", decisión que ahora está en manos de la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia.

Carreras es parte de la querella en representación del cabo principal Enrique Damián Castillo, uno de los 44 tripulantes muertos en noviembre de 2017 cuando implosionó el submarino.

La abogada expuso ante la Cámara Federal de Apelaciones de Comodoro Rivadavia en la segunda jornada de la audiencia de apelación a la resolución de la jueza federal de Caleta Olivia Marta Yáñez.

En sus cuestionamientos a las autoridades navales de ese momento, Carreras les adjudicó haber "ocultado información para que nunca se llegue a la verdad" y sostuvo que el desenlace fatal que llevó al hundimiento del submarino fue "una falla en el compartimiento de baterías que generó un clima tóxico en el interior, inutilizando la capacidad de maniobra del submarino que se sumergió e implosionó".

La abogada enumeró las distintas formas de comunicación con tierra que fallaron por falta de inversión y sostuvo que las autoridades políticas de ese momento, en complicidad con los jefes de la Armada, "manipularon" las pruebas e intentaron ocultar la localización del casco.

También consignó que la embarcación "no tenía pirotecnia (para pedir auxilio)", que "la radio baliza no estaba certificada", que "los trajes no tenían certificación" y que "el carenado no estaba hecho", a lo que agregó que aún en esas condiciones "salieron igual".

Carreras enumeró las sucesivas conversaciones que mantuvo el comandante del submarino, capitán Pedro Martín Fernández, en los momentos previos al desenlace fatal, con lo que desacreditó la versión oficial de la Armada que redujo el naufragio a situaciones desconocidas.

Fuente: Diario Registrado