En el marco de la Cumbre del G7, que tiene lugar en Canadá, el presidente Mauricio Macri se reunió con Christine Lagarde, titular del FMI. Defendieron el acuerdo firmado entre el organismo y el Gobierno argentino que incluye un fenomenal ajuste del gasto social.

"Como ya he señalado, la protección de los pobres y los más vulnerables es un componente crítico del plan, enfoque que cuenta con todo mi apoyo", aseguró Lagarde.

"Consideramos que el plan económico de las autoridades fortalecerá la economía argentina a corto plazo y estimulará el crecimiento y la creación de empleo de cara al futuro", siguió la titular del FMI. 

El Fondo hace todo lo posible para tratar de que no quedar pegado nuevamente con un programa de ajuste que termine con mayor desempleo y pobreza, como pasó cada vez que el FMI intervino sobre la economía de un país. No existe un solo caso en el mundo de una nación que haya salido de una crisis económica gracias a la "ayuda" del Fondo. 

Según informó Casa Rosada, el FMI le prestará a la Argentina 50 mil millones de dólares. Es un acuerdo que resguarda a los acreedores internacionales para que puedan cobrar la deuda que, en buena medida, tomó el gobierno de Cambiemos. La negociación incluye mayor ajuste fiscal. Así las cosas, se espera para 2018 una economía estancada, con alta inflación, baja del poder adquisitivo y aumento de la pobreza.