Esta semana la empresa de ropa infantil Cheeky, de la ex primera dama Juliana Awada, fue denunciada por el incumplimiento de los sueldos del mes de abril, el gremio de cortadores de indumentaria (UCI) presentó una demanda ante el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires por la caída de los sueldos.

Desde el gremio también se quejaron de que la compañía les dios a los empleados una nota en la que les avisaba de un supuesto “adelanto” a cuenta de los aportes del Estado nacional. La compañía, que preside Daniel Awada, hermano de Juliana, la esposa de Mauricio Macri, es líder de su segmento y también de la cámara de empresas de la industria textil, según informó Mariano Martín en Ámbito Financiero.

La UCI se presentó ante la cartera de Trabajo bonaerense pasado el plazo legal para el depósito de sueldos y advirtió que la situación se agrava por tratarse de una de las industrias “con mayor grado de precariedad” y con “uno de los salarios más bajos dentro del mercado nacional”.

“La patronal Cheeky Sociedad Anónima es una de las empresas de mayor facturación a nivel nacional, con cientos de locales y franquicias no sólo a lo largo y ancho de todo el país, sino también en varios países limítrofes”, sostiene la denuncia.

El expediente de la denuncia señala que tras dejar impagos los sueldos de abril la firma depositó a sus trabajadores “sumas irrisorias que varían entre los 2.000 y los 8.000 mil pesos en el caso de los más afortunados”.

El escrito también apunta que la compañía no impulsó un acuerdo de suspensiones como el establecido en un convenio marco entre la Unión Industrial y la CGT y que luego plasmaron otros gremios con sus contrapartes patronales.

A través de una comunicación interna, Cheeky afirmó que “para sobrellevar esta difícil situación” este viernes “depositará un adelanto de 10 mil pesos” en caso de que “Anses no concrete el pago esta semana”, en alusión a los subsidios ATP que representan la mitad de los salarios privados para empresas en crisis.

El miércoles el Ministerio de Trabajo bonaerense se expidió sobre la denuncia e intimó a la empresa textil “a abonar en el plazo de 24 horas la totalidad de los haberes adeudados a los trabajadores de Cheeky S.A.”