Insólito: la plazoleta Luna de Enfrente se transformó en la "huerta urbana" de la parrilla Don Julio luego de que el gobierno porteño autorizara el cambio de uso a través de la junta comunal del barrio. La situación desató un escándalo y puso en evidencia una lógica de la Ciudad: la privatización de los espacios públicos. CABA es una de las capitales del mundo con menos espacios verdes por habitantes. 

"Es completamente ilegal lo que hicieron, el proyecto debería haber pasado por la Legislatura", criticó Jonatan Baldivieso, titular del Observatorio por el Derecho a la Ciudad.

La ONG junto a otras organizaciones denunció penalmente la maniobra y reclaman que en el terreno, ubicado en Soler y Gurruchaga, vuelvan a reponerse los juegos de la plazoleta. En su lugar hay 7 canteros con tierra que albergarán una huerta urbana esponsorizada por Don Julio, que se "ocupará de mantener el predio en condiciones durante los próximos 5 años".

La explicación del gobierno de Horacio Rodríguez Larreta es insólita: "Acá no se le cambia el uso, sigue siendo un espacio para los vecinos y el privado no tiene ningún beneficio. El uso y la producción es para los vecinos del barrio. Pueden ir y llevar sus deshechos para compostar, va a ser un espacio de concientización y capacitación", explicaron.