Sigue el escándalo que conmueve a la justicia y al periodismo argentino. Ayer, Alejandro Fantino y Romina Manguel debieron declarar ante el juez Alejo Ramos Padilla, porque en el allanamiento a Marcelo D'Alessio se encontraron dos carpetas con información de los comunicadores. La inteligencia se hizo con información suministrada por el periodista de Clarín, Daniel Santoro. 

Luego de la declaración, Fantino y Manguel se mostraron muy golpeados por la situación. “Es una situación que excede ampliamente la situación del fiscal Carlos Stornelli, es un submundo del espionaje y de los servicios y servicios inorgánicos que se nutren de nuestro trabajo (…) Es de una gravedad institucional pocas veces vista. Esta organización buscaba penetrar en la confianza de periodistas para nutrirse de información, explicó Manguel en una entrevista radial. 

Y criticó con dureza a Santoro, su ex compañero en Animales Sueltos: “Gente que tuvo relaciones muy promiscuas con fuentes a la cual le dio información mía, gente que tiene acceso a vos y se relaja con sus fuentes (…) Como que cualquiera de los que está sentado en el programa tiene confianza con una fuente y le cuenta cosas de lo que pasa en el programa y eso termina en un inorgánico de la secretaría de inteligencia”, describió. 

¿Santoro podía no saber?  “Quiero creer que Santoro no tenía idea de que lo que le decía a D´alessio terminaba en un informe. Pero no lo sé”, cerró.