Hasta hace unos días, el gobernador de Jujuy, el macrista Gerardo Morales, se jactaba de que su provincia estaba en "fase 5" y tenía la mayoría de sus actividades habilitadas. La alegría duró unos días. Ahora, la provincia debió retroceder por el temor de mayores contagios. 

En las últimas 24 horas, el territorio jujeño registró 84 nuevos casos y la cifra ascendió a 764, mientras que en el informe matutino del Ministerio de Salud nacional, de las 53 nuevas mueres que se informaron, 24 son de Jujuy.

En detalle, murieron 13 hombres y 11 mujeres en Jujuy, aunque algunos de los casos se correspondían con fallecimiento de fines de la semana pasada que aun no habían sido informados al sistema estadístico nacional. Jujuy no tenía decesos por COVID-19 hasta hace pocos días. 

En diálogo con el presidente Alberto Fernández, hace unos días, el gobernador de Jujuy había advertido que ninguna provincia se podía "confiar" con el coronavirus, porque "en cualquier momento entra y te hace un descalabro", como ocurrió en su distrito.

"Hay que tener cuidado, es muy precaria la situación, aún los que tienen más controlada no se pueden confiar, porque en cualquier momento entra y te hace un descalabro", resaltó.