Esta mañana el agua de las dos fuentes de Plaza de Mayo amanecieron teñidas de rojo para rendir homenaje al fiscal Alberto Nisman, al cumplirse cinco años de su muerte.

El operativo, que se realizó a pesar de la presencia policial en el lugar, consistió en teñir el agua de las dos fuentes de color rojo, simulando sangre. 

De acuerdo con los organizadores, se hicieron pasar por turistas, sacaron fotos, filmaron y se fueron rápidamente para eludir la vigilancia de los uniformados que custodiaban la zona. “Creemos que va a durar poco”, informó uno de los autores al medio La Gaceta. 

El acto se llevará a cabo hoy a las 18:30 en Plaza del Vaticano, frente al Teatro Colón, y se espera una gran participación.