El presidente Mauricio Macri está golpeado: vive, sin dudas, sus peores horas desde 2015, cuando llegó bailando a Casa Rosada. Cuatro años después, su programa económico de ajuste fracasó, se disparó la inflación y crecieron el desempleo y la pobreza. Argentina está cerca de una crisis similar a la de 2001. 

En ese marco, no sorprende que el oficialismo busquen alternativas. De hecho, se baraja la posibilidad de una candidatura de María Eugenia Vidal a la presidencia, en reemplazo de Macri, que se iría a vivir al exterior. 

Ahora, el editorialista de La Nación, Carlos Pagni, contó que el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, un macrista de pura cepa, reconoció ante empresarios poderosos que es posible una derrota de Cambiemos frente a Cristina. Hasta hace unos meses, aseguró Pagni, el macrismo descartaba esa posibilidad. Además, Peña aseguró que "Lavagna no existe, es un invento de la política, nadie en la sociedad reclama un liderazgo así". 

Según lo que Peña asume en privado, el escenario sería el de un balotaje entre CFK y Macri, con final abierto. Las principales encuestas reconocen una situación electoral similar.