Margarita Barrientos, dirigente del comedor Los Piletones y una de las pocas referentes sociales que apoya a Mauricio Macri, salió a tomar distancia de la decisión del Gobierno nacional de permitir que los policías usen armas de fuego sin ningún tipo de control. 

"Es preocupante porque uno sabe a quién le van a terminar disparando", ironizó Barrientos sobre la resolución que emitió la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich. 

"La mano dura no soluciona nada, sobre todo en los barrios humildes. Habría que analizar muy bien la doctrina Bullrich, creo que no hay que salir a decir que la Policia puede tirarle a cualquiera", reflexionó. En una entrevista televisiva, Bullrich contó que el propio Macri sabía de la resolución y "la apoyaba". 

Por último, Barrientos se refirió a la grave situación social que se vive en el país: "Estamos sirviendo 2700 platos de comida por día y no alcanza, se sigue incrementando la cantidad de gente que viene a mi comedor".