En una entrevista, la encargada del comedor “Los Piletones”, reconoció que el impacto económico de la cuarentena coloca el presente y futuro de su obra social en estado crítico.

Por un lado, la asistencia que recibía de particulares y empresas decreció en un 90%, asegura. Al mismo tiempo, sostiene que su fundación engrosa la lista de organizaciones sociales que reclaman mayor asistencia estatal sin obtener respuesta.

“A lo mejor porque a mí me consideran una aliada de Mauricio, la ayuda no me llega”, reclama. Sin embargo aclara que ha caído en desgracia con el ex-mandatario, de quien dijo, hace unos meses, sentirse defraudada.

“El que se ofendió por mi palabra, que sepa que no se interpretó el sentido en el que yo lo quise decir”, puntualiza.

Todo indica que tras años de usarla como una de sus principales herramientas publicitarias, el ex-presidente de Boca Juniors, la dejó “colgando del pincel”.

Fuente: Noticias en Red, La Nación