Junto a una comitiva que reúne a Gustavo Cañonero, vicepresidente del Banco Central, y Santiago Bausili, secretario de Finanzas del Ministerio de Hacienda, el vicejefe de Gabinete Mario Quintana recorre Nueva York en búsqueda de generar confianza ante el establishment que le exige más ajuste.

Según el medio iProfesional, Quintana prometió frente a los inversores más poderosos de Wall Street: “Para mediados de 2019 va a haber una sensación de recuperación económica en la calle”. En la misma línea aseguró que el motor de esa recuperación se basará en el crecimiento del campo e impulsará a Macri a la reelección: “El agro va a liderar esa recuperación. Y esto llevará a que la gente vote por la continuidad de las transformaciones que hicimos en el país”, aseguró.

Además, el segundo de Marcos Peña advirtió que el ajuste fiscal que asumirá el Gobierno se hará “cueste lo que cueste”. Para Quintana la consolidación fiscal “es la primera prioridad para el presidente Macri, independientemente del costo político que esto pueda tener”. A su vez, resaltó que en este tema no hay grietas dentro de Cambiemos. “Estamos todos convencidos”, sentenció.

Por otra parte, tanto Quintana como el resto de los funcionarios recibieron el reclamo insistente de los lobos de Wall Street para que Macri aplique “un mayor ajuste fiscal del que anunciaron en varias de las reuniones”.

Al respecto, comentan que Quintana respondió que en verdad el ajuste implementado hasta ahora es el “socialmente tolerable”, ya que, si hubieran “hecho el ajuste más rápido, podría haber sucedido que las medidas fueran revisadas al no contar con el apoyo de la sociedad”.

La comitiva argentina se reunión con representantes de Blackstone, Templeton, Point State y King Street, entre otros grandes jugadores de Wall Street. También almorzaron con gerentes del banco HSBC. Todos esos interlocutores son amigos o conocidos directos de Quintana, Bausili y Cañonero, quienes antes de integrarse al Gobierno hacían negocios privados con esas y otras empresas.