Dos malas noticias tuvieron los usuarios en pocas horas. Por un lado, el ministro de Energía, Javier Iguacel confirmó aumentos del 30% en el gas y la luz en Capital y Gran Buenos Aires. Es el segundo incremento en el año. 

Por otro lado, la Justicia habilitó al gobierno macrista porteño a mandar el boleto del subte a 12,50 pesos. De este modo, subirán desde agosto el tren, los colectivos y ahora el subte. 

Las subas presionarán sobre la inflación que en junio fue del 3,7% y que se espera un nivel similar en julio. Hasta el momento, la inflación anual proyectada es del 30%, pero podría ser superior por los tarifazos.