El canciller de la Nación, Felipe Solá, se reunió con el presidente de Bolivia, Luis Arce, en su despacho en la Casa Grande del Pueblo, y previamente mantuvo una reunión de trabajo con el vicepresidente, David Choquehuanca, con quien abordó la agenda comercial, integración entre los países y sobre la pandemia.

En un comunicado, Cancillería informó que, en los encuentros, se habló de "cooperación agrícola y ganadera" y se indicó que Solá pidió a Arce "allanar todas las cuestiones sanitarias para las exportaciones de carne, que se encuentran suspendidas desde 2014".

"Le conté que la Argentina quería integrarse con la producción de limones de Bolivia para ir a los mismos mercados juntos", explicó el funcionario, quien dijo también que Argentina "ofreció ayudar en el desarrollo de un plan para poner en funcionamiento el puerto Busch del río Paraguay y lograr su integración a la Hidrovía".

Asimismo, Arce le consultó al ministro sobre las políticas sanitarias argentinas en torno a la pandemia de coronavirus y señaló que tratará de estar en la Argentina el próximo 26 para la cumbre de presidentes del Mercosur en el marco del aniversario por los 30 años del bloque, que se realizará en Buenos Aires.

Previamente, Solá se reunió con Choquehuanca, quien le explicó el significado de la bandera aymara, a la que definió no como una bandera sino un código de vida.

"Nos explicó los ciclos de la cultura aymara: aludió que la tierra era un ser vivo y no un objeto, y habló también de la alimentación como base de la medicina preventiva frente a las enfermedades, y como mecanismo para lograr el fortalecimiento del sistema inmunológico", relató el canciller.

Al respecto, Solá agregó que "los aymaras vivieron pensando durante miles de años en la integración con otros pueblos sin ningún tipo de limitaciones y respetando la tierra".

"Sobre el resultado de nuestros encuentros, el vicepresidente dijo que hay que integrarse y unirse; no hay otra salida", concluyó Solá.