El economista Roberto Lavagna se sumó a casi toda la dirigencia política que cruzó la soberbia de Mauricio Macri, quien rechazó sentarse a dialogar con el peronismo. Y lo hizo con una ironía fuerte, al incluir el reproche en una mención que recordó, nada menos, que el regreso de la democracia en 1983. 

"A 37 años de haber recuperado la democracia y el ejercicio de la soberanía popular, el pueblo argentino merece que construyamos el futuro con diálogos para el consenso", dijo Lavagna, al conmemorarse un nuevo aniversario del triunfo de Raúl Alfonsín.

"La política bien entendida y generosa con el ciudadano no reconoce mejor forma que el diálogo como factor constructivo de un futuro mejor", insistió el ex ministro de Economía y agregó que "ese ejercicio permite proponer, coincidir o disentir dentro de los márgenes del respeto y teniendo el objetivo del bien común".

"La recuperación de la democracia nos confirmó entre sus enseñanzas el valor del diálogo político, entonces ejercido por la Hora del Pueblo. Hoy quizá la realidad nos reclama otra Hora del Pueblo, con la intervención de las fuerzas políticas y otras instituciones de la sociedad", aclaró Lavagna. No necesitó nombrarlo a Macri para que todos entendieran el mensaje. Más solo que nunca.