Poniendo de manifiesto la política represiva que impulsa el ministerio de seguridad que encabeza Patricia Bullrich, organizaciones Organizaciones sociales, sindicales y políticas se movilizaron desde la Av. de Mayo y 9 de Julio hacia las Casas de las Provincias de Buenos Aires y Córdoba. La Corriente Federal de Trabajadores se hizo presente, brindó su solidaridad y su aporte a la unidad ante la violencia institucional.

La movilización fue en repudio a los asesinatos de los militantes sociales Rodolfo Orellana y Marcos Soria asesinados por las fuerzas de seguridad. Orellana, militante de OLP – Organizaciones Libres del Pueblo, que integra la CTEP, recibió un balazo de la policía bonaerense durante la represión a una toma de terrenos fiscales en Villa Celina, La Matanza.

Por otro lado, Soria fue asesinado el sábado por la policía cordobesa luego de ser brutalmente golpeado adentro de un patrullero. Horas antes, en la ciudad de Córdoba se había realizado la Marcha de la Gorra para repudiar casos de gatillo fácil, que además terminó con detenciones de manifestantes. Además, reclamaron la libertad de los vecinos que participaron de la toma de tierras en la que murió Orellana, quiénes continúan detenidos. Entre ellas una mujer a quién se le impidió amamantar a su hija.

El referente de la Corriente y secretario general de la Federación Gráfica Bonaerense, Héctor Amichetti manifestó que “tenemos claro que mientras persista y se profundice este plan de ajuste, la acción represiva va a seguir de la mano. Desde la Corriente seguimos trabajando en ampliar el espacio de resistencia. El desprecio que existe por la justicia social trae esto consigo”.

Desde la movilización en la ciudad de Buenos Aires, Esteban “Gringo” Castro, manifestó: “hay una estrategia del poder de instalar que la culpa de la pobreza la tienen los pobres. Cuando es sumiso y se calla la boca no hay ningún problema. Cuando se organiza para pelear por sus derechos pasa a ser estigmatizado “agregó el secretario general de la CTEP.

Diego Marcus, referente nacional de la OLP manifestó el repudio de toda la organización “La política es clara y el mensaje también: te vamos a matar y si quedas vivo te vamos a meter preso. Desde los barrios lo vivimos con muchísima tristeza, pero también con mucha fuerza para salir adelante” y agregó “El camino es la lucha y en le calle, para lograr justicia por él y por los cuatro compañeros que siguen detenidos e incomunicados en distintas comisarías. El policía que mató a Ronald sigue en libertad, no puede ser”.

Hugo Yasky, secretario general de la CTA de los Trabajadores, señaló que “es una situación gravísima que habla de la violencia con que se está reprimiendo a los militantes de las organizaciones sociales y de un Estado de derecho que parece que no existe para los militantes populares y los que forman parte de los sectores mas castigados por la pobreza. Para quiénes tienen el poder económico, el Estado de derecho parece una realidad efectiva y para quiénes reclaman contra la pobreza o tratan de construir solidaridad en un barrio no existe, se los asesina a mansalva”. Yasky además responsabilizó por los crímenes al gobierno nacional y las autoridades de las provincias de Buenos Aires y Córdoba.