A raíz del asesinato del oficial Juan Roldán de la Polícía Federal en el barrio porteño de Palermo, el presidente de la Cámara de Diputados, Sergio Massa, expresó sus condolencias con la familia y las fuerzas de seguridad. “La muerte de cada policía, prefecto o gendarme es un triunfo de los delincuentes contra el Estado de Derecho”, publicó en twitter. 

“Usar Taser, Tonfas o cualquier instrumento nuevo que ayude a incorporar tecnología contra el delito es una obligación. Son las herramientas que en Estado de Derecho nos da la Constitución para hacer cumplir la ley”, agregó. 

En ese sentido, pidió  “Garantizar un entrenamiento en estas herramientas menos letales que demandan una capacitación tan rigurosa como las más letales. Necesitamos fuerzas de seguridad capacitadas y con todos los recursos”. 

“Es nuestra obligación reequipar, profesionalizar en el uso de nuevas tecnologías, capacitar a nuestras Fuerzas de Seguridad y defender su actuación en el marco de la ley, para que cumplirla sea la regla y el que comete un delito sea castigado”, concluyó su hilo de tweets el presidente de la Cámara baja.

El uso de estas armas fue criticado por la ONG Amnistía Internacional. En un informe presentado en el 2012, la entidad aseguró que en Estados Unidos, entre 2001 y 2012, alrededor de 500 personas murieron tras recibir una descarga con ‘taser’.

Por su parte el Comité contra la tortura de la ONU tambien se opuso al uso de las Taser. En una reunión que tuvo en el 2009, dijo que estos dispositivos no deberían usarse, y aseguraron que pueden tener efectos devastadores “en el estado físico y mental” de quienes reciban las descargas.