"Este no es un momento para miserias, para mezquindades o para batallas, el Gobierno necesita parar la pelota y tomar medidas extraordinarias en un momento que, claramente, es excepcional", sostuvo Sergio Massa en un acto que llevó adelante en las oficinas que su partido tiene en Avenida Del Libertador al 850.

En ese sentido, el precandidato a jefe de Estado por Alternativa Federal sostuvo hoy que, si él "fuera el Presidente, llamaría a toda la oposición", incluida a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner, para "dejar de lado las peleas, sentarse en una mesa" y "transitar los próximos días previos a las elecciones con tranquilidad y certidumbre".

A su vez, dedicó un fragmento de su discurso a “la grieta” y le pidió a Mauricio Macri que "debería convocar a todos los líderes de la oposición, incluida la ex presidenta, para sentarse en una mesa con los sectores políticos, económicos y sociales y transitar los próximos días previos a las elecciones con tranquilidad y certidumbre para los argentinos y para el mundo".

"No podemos especular. La Argentina no se merece que se siga con la pelea de la grieta, con ese negocio que ha hundido al país y que nos lleva a un lugar de fracaso", agregó Massa y pidió al resto de los dirigentes abandonar "vanidades, peleas, confrontaciones y odio" porque la actualidad los "obliga a ser generosos".

Más adelante, en dirección a la senadora por Unidad Ciudadana, Cristina Kirchner, el ex intendente de Tigre lanzó: "También le digo a la ex presidenta, como responsable del bloque mayoritario de la oposición que, si hay una convocatoria del Gobierno, todos tenemos que ir a sentarnos a esa mesa para pelear por la Patria", resaltó.

Por último, Massa destacó que el Gobierno haya puesto "en agenda el tema de la transparencia institucional", pero aclaró que "después terminó presionando jueces".