El ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, ofreció definiciones sobre muchos de los temas de peso que maneja su cartera y tomó una analogía futbolística para definir la situación de la economía argentina. "En este escenario, la prioridad absoluta es la estabilización. Más que andar haciendo proyecciones, hay que ser muy prudentes. Es una economía a lo Mostaza Merlo, paso a paso", explicó el funcionario, que aludió al histórico técnico de Racing que salió campeón en 2001 y cortó una racha de 35 años de sequía.

También analizó que, desde el Gobierno, ven "una crisis macroeconómica muy delicada" y que "en los últimos dos años se retrocedió mucho y en algunos sectores de la industria, la caída es muy profunda. La situación fiscal es complicada por la falta de financiamiento, con la obligación de renegociar los vencimientos".

"Aspiramos a tener un año mucho mejor que el 2019, en el sentido de detener la caída", expresó Kulfas. En este sentido valoró que, en estas pocas semanas de gestión, "la situación fiscal y monetaria tienen un horizonte mucho más claro" y que "son los primeros pasos que van a estar seguidos de definiciones mucho más amplias respecto del modelo productivo".

En cuanto al incremento salarial frente a la inflación aclaró que debe ser "algo gradual y sobre la base de la recuperación del crecimiento" y que deben "estar coordinados con la evolución de los precios y las tarifas".  Como próxima medida, anticipó que la semana que viene saldrá la "nueva canasta de Precios Cuidados".

"También generamos una negociación exitosa con supermercados y la industria alimenticia para salir de esta trampa del gobierno anterior que fue haber eliminado el IVA en algunos alimentos", disparó, y argumentó que "esa medida tuvo como único objetivo disimular el alza de la inflación que se estaba produciendo por la fuerte suba del dólar después de las elecciones primarias".

En esa línea, el ministro definió la estrategia como "un disimulo, porque el incremento de precios fue igualmente muy significativo. Nuestra visión es que hay que tener un mecanismo de reducción del IVA en la canasta básica, pero no tiene que ser para toda la población sino para aquellos sectores más necesitados, por eso planteamos la devolución con un máximo de 700 pesos por mes para los productos de la canasta básica".

Por último, el funcionario se refirió a los múltiples tipos de cambio del dolar y sostuvo que "en el contexto actual, las regulaciones cambiarias tan estrictas son inevitables", y que, por un mediano plazo, habrá que "convivir con el esquema actual".

Fuente: El Destape, Página 12