En el marco de una investigación que se inició por una denuncia de la Oficina Anticorrupción (OA), este lunes el fiscal federal Ramiro González imputó al expresidente Mauricio Macri por presuntamente haber ocultado parte de su patrimonio al llegar a la Presidencia de la Nación y dispuso las primeras medidas de prueba. La causa investiga si el líder de Juntos por el Cambio cometió un delito vinculado en el Código Penal al de enriquecimiento ilícito.

Semanas atrás, el organismo que conduce Félix Crous denunció a Mauricio Macri por omitir en sus declaraciones juradas su participación accionaria real en la empresa Agropecuaria Guayquiraró (Agro G S.A). Además, la denuncia menciona la sospecha de que el ex presidente también lavó dinero a través de operaciones con esa firma y evadió impuestos. 

Las maniobras fueron detectadas al cruzar datos del famoso fideicomiso ciego que el expresidente creó cuando llegó a la Casa Rosada con los registros obligatorios de todas las sociedades comerciales. Lo que quedó claro es más allá de que eludió poner allí todo lo que tenía, lo habría utilizado para blanquear dinero de origen espurio, que es lo que puede tener consecuencias penales. 

Según la OA, Macri no declaró la compra de "acciones preferidas" de Agro G S.A por 5.064.938 pesos pero las transfirió al fideicomiso para darle apariencia de licitud a ese dinero y generar dividendos. Ese tipo de acciones le permitieron, a la vez, transferir 54.286.824 de pesos entre 2017 y 2020 desde una empresa llamada Latin Bio de la que era accionista esa sociedad junto con su esposa Juliana Awada, que finalmente le fueron reintegrados al propio Macri.